La chía

17/05/2018

Las semillas de chía, son consideradas a día de hoy uno de los “superalimentos” por todas las propiedades beneficiosas que contiene. Son una fuente de grasas omega-3, de fibra, de antioxidantes, son una fuente de proteínas y contienen gran cantidad de calcio. Además también contienen manganeso, magnesio, fósforo, zinc, vitamina B3 (niacina), potasio, vitamina B1 (tiamina) y vitamina B2.

 Las semillas que podemos encontrar son de color negro o blanco. Provienen de una planta herbácea llamada Salvia hispanica, nativa de América Central. Las semillas ya eran usadas por los Mayas y los Aztecas pero desde hace algunos años están muy presentes en nuestro día a día.

Son muy fáciles de incorporar a la dieta porque su sabor es muy suave (con una cucharada es suficiente), pudiendo consumirlas enteras o molidas. Las podemos añadir en ensaladas, sopas, cereales, yogur, batidos, bizcochos, panes, etc.

Al remojarlas (absorben 10 veces su peso en agua) en leche, leches vegetales, agua, zumo, yogur u otros líquidos, liberan el mucílago y se produce (después de unos 10-15 minutos de reposo) un líquido gelatinoso casi insípido (el pudín de chia) que puede mezclarse con casi cualquier ingrediente.

Nos aportan sensación de saciedad, además en la actualidad se están llevando a cabo estudios para comprobar los beneficios que puede tener en la diabetes tipo 2, la mejora de la presión arterial, la reducción del colesterol total, el LDL y los triglicéridos.

* En el caso de tomar medicación (diabetes, tensión baja…) mejor consultar con su médico antes de añadirlas a la dieta.

 

Annia Fenollosa

Estudiante en prácticas del Máster Nutrición y Salud de la UOC

Foto de Pexels: CC0 License

✓ Free for personal and commercial use.No attribution required

 

Compartir